Páru Incas

nota 3.9 de 5 en 6 opiniones
| Ranking: 133º de 806 | Cafés y Snacks


Dicas rápidas Ver todos los tips
Opinión destacada

¿Sabes cuando estás en aquellas noches que querés que todo salga bien? No querés pelear, querés saber manejarlo bien, ¿o cualquiera de otras cositas que caracterizan a un buen ciudadano? Si no sabes es porque estas casi casi en la puerta del infierno. Yo, en mi más simple opinión, exijo momentos top luxury mega rock star design en la vida. Una noche de esas la encontré en Páru.Bien acompañado por las chicas del Gastronomique Comunicación, Josefina Steele y Bernabela Sugasti - que también está en el excelente Mirabaires -, no llevaron más de 1 segundo para sugerirme uno de los mejores restaurantes oriental-peruanos de Buenos Aires.

La casa era desnivelada y llena de rincones, con una gran combinación de ambientes distintos, pero todos con la misma elegancia de la entrada del local.Cuando dije que la casa era desnivelada, en serio se lo decía. La casa parece ser un recorte, créeme. Te puedo subtitular esa foto como si fuera un “pasillo”, ya que te lleva tantos otros ambientes del local que se vuelve difícil elegir en cuál de ellos sentarse – y sí, era todo tan lindo que ni el bar (declarada pasión) fue una elección rápida. Pero eso no fue problema ya que Chinchu y Berni no tardaron, obviamente, más de 1 segundo en elegir el lugar perfecto.Mientras ellas iban adelantando todo ya sentadas en la mesa, me fui a recorrer los otros espacios del restaurante idealizado por Coqui Borelli, súper simpático (y siempre presente) dueño de Páru. ¿Es más tu estilo reservarte en un rinconcito más íntimo?¿O preferís juntarte con tus amigos para pasar divertidos ratos en la terraza?

Tranquilo, que en días de invierno se la cubren para contenerte del frío porteño.¡Sí, sí! Obviamente tu Inspiriter acá se rindió a un breve momento en el bar para empezar la noche con algunos tragos. Si mi deseo era una noche inolvidable, sería perfecto pasar algunos minutos face to face con la barra.Del triple equipo armado, ya sabes que el trago más femenino de la noche fue el mío, ¿no? Era el Ninja Ice Tea, hecho con gin, vodka, licor de melón, lima y limón… y algo más que la carta decía – supongo que debería ser algún secreto.

Y bueno, cuanto al trago, no sé ni que decir. Especialmente cuando hay licor de melón en el medio, son raras las veces que lo rechazo. Envidiable la elección de las chicas. Primero, un Caipassion, con pisco, limón, maracuyá y azúcar. ¿Te suena demasiado dulce al igual que la mayoría de los tragos que llevan la fruta de la pasión? No te preocupes, acá el equilibrio controla el trago.Y también un clásico chivas mojito cubano hecho con whisky escocés. Al igual que los tragos, la carta es firmada por el mismo chef y también socio Jann Van Oordt.

Y ya que su imponente capacidad con las copas ya estaba probada, sería injusto desperdiciar la experiencia con los platos, ¿no? Bueno, que vengan los caprichos y exquisiteces – mismo sin tener idea de lo que se trataba.Y ya a la primera instancia mi sushi favorito: Furai Maki, crocante con salmón, queso y palta, con salsa teriayki o de maracuyá. La mesa debatió acerca de los gustos de las salsas, pero todos se rindieron con estos rolls.Y vino de la nada la sommelier que se sienta a mi lado y levanta la carta de vinos.

¿Alguien quiere decir algo, quejarse? Se armonizan entonces los platos con un Sauvignon Blanc Doña Paula Los Cardos. No podría pedir nada más en ese momento.¿Y porque solo seguir con el vino? Una vodka tonic nos cayó perfecto y la comprobamos con placer.¿Se acuerdan que dije que Furai Maki era mi preferido? Bueno, olvídense de lo que dije. Muchos otros platos hicieron su vez en la mesa, pero la atención y el honor se lo debo entregar al Sésamo y Salmón. Les paso la descripción de la carta para el plato: “descubrimos que el salmón envuelto en semillas de sésamo, dorado en la chapa y con salsa de miso dulce es algo muy serio’’ ¿Serio? ¿Estás seguro?Claramente indagas a Dios que es lo que es eso.

Al final, se resume a ¿bar o restaurante? Calmáte. La atención sí está más alrededor de las bebidas, pero no podría dejar de ponerles acá la vocación del chef para ambas partes, también porque sería injusto con Páru omitir cualquier detalle de esa noche que seguramente vale la pena ser revivida.
avaliações recomendadas
   
Selecione uma nota
Compartilhar experiências reais é nosso objetivo. São filtradas resenhas spam, ofensivas, que não se refiram ao local ou que sejam/pareçam resultado de conflito de interesse.

La comida del lugar es excelente. De los mejores sushis de buenos aires. Gran combinacion de condimentos. Los rolls son imperdibles. El suspiro limeño no es gran cosa pero es rico. Su fuerte claramente son los rolls. El furai maki es el mejor. Gran atencion por parte del personal. Muy buen servicio

¿Sabes cuando estás en aquellas noches que querés que todo salga bien? No querés pelear, querés saber manejarlo bien, ¿o cualquiera de otras cositas que caracterizan a un buen ciudadano? Si no sabes es porque estas casi casi en la puerta del infierno. Yo, en mi más simple opinión, exijo momentos top luxury mega rock star design en la vida. Una noche de esas la encontré en Páru.Bien acompañado por las chicas del Gastronomique Comunicación, Josefina Steele y Bernabela Sugasti - que también está en el excelente Mirabaires -, no llevaron más de 1 segundo para sugerirme uno de los mejores restaurantes oriental-peruanos de Buenos Aires.

La casa era desnivelada y llena de rincones, con una gran combinación de ambientes distintos, pero todos con la misma elegancia de la entrada del local.Cuando dije que la casa era desnivelada, en serio se lo decía. La casa parece ser un recorte, créeme. Te puedo subtitular esa foto como si fuera un “pasillo”, ya que te lleva tantos otros ambientes del local que se vuelve difícil elegir en cuál de ellos sentarse – y sí, era todo tan lindo que ni el bar (declarada pasión) fue una elección rápida. Pero eso no fue problema ya que Chinchu y Berni no tardaron, obviamente, más de 1 segundo en elegir el lugar perfecto.Mientras ellas iban adelantando todo ya sentadas en la mesa, me fui a recorrer los otros espacios del restaurante idealizado por Coqui Borelli, súper simpático (y siempre presente) dueño de Páru. ¿Es más tu estilo reservarte en un rinconcito más íntimo?¿O preferís juntarte con tus amigos para pasar divertidos ratos en la terraza?

Tranquilo, que en días de invierno se la cubren para contenerte del frío porteño.¡Sí, sí! Obviamente tu Inspiriter acá se rindió a un breve momento en el bar para empezar la noche con algunos tragos. Si mi deseo era una noche inolvidable, sería perfecto pasar algunos minutos face to face con la barra.Del triple equipo armado, ya sabes que el trago más femenino de la noche fue el mío, ¿no? Era el Ninja Ice Tea, hecho con gin, vodka, licor de melón, lima y limón… y algo más que la carta decía – supongo que debería ser algún secreto.

Y bueno, cuanto al trago, no sé ni que decir. Especialmente cuando hay licor de melón en el medio, son raras las veces que lo rechazo. Envidiable la elección de las chicas. Primero, un Caipassion, con pisco, limón, maracuyá y azúcar. ¿Te suena demasiado dulce al igual que la mayoría de los tragos que llevan la fruta de la pasión? No te preocupes, acá el equilibrio controla el trago.Y también un clásico chivas mojito cubano hecho con whisky escocés. Al igual que los tragos, la carta es firmada por el mismo chef y también socio Jann Van Oordt.

Y ya que su imponente capacidad con las copas ya estaba probada, sería injusto desperdiciar la experiencia con los platos, ¿no? Bueno, que vengan los caprichos y exquisiteces – mismo sin tener idea de lo que se trataba.Y ya a la primera instancia mi sushi favorito: Furai Maki, crocante con salmón, queso y palta, con salsa teriayki o de maracuyá. La mesa debatió acerca de los gustos de las salsas, pero todos se rindieron con estos rolls.Y vino de la nada la sommelier que se sienta a mi lado y levanta la carta de vinos.

¿Alguien quiere decir algo, quejarse? Se armonizan entonces los platos con un Sauvignon Blanc Doña Paula Los Cardos. No podría pedir nada más en ese momento.¿Y porque solo seguir con el vino? Una vodka tonic nos cayó perfecto y la comprobamos con placer.¿Se acuerdan que dije que Furai Maki era mi preferido? Bueno, olvídense de lo que dije. Muchos otros platos hicieron su vez en la mesa, pero la atención y el honor se lo debo entregar al Sésamo y Salmón. Les paso la descripción de la carta para el plato: “descubrimos que el salmón envuelto en semillas de sésamo, dorado en la chapa y con salsa de miso dulce es algo muy serio’’ ¿Serio? ¿Estás seguro?Claramente indagas a Dios que es lo que es eso.

Al final, se resume a ¿bar o restaurante? Calmáte. La atención sí está más alrededor de las bebidas, pero no podría dejar de ponerles acá la vocación del chef para ambas partes, también porque sería injusto con Páru omitir cualquier detalle de esa noche que seguramente vale la pena ser revivida.
Foto opinião do Geraldo Figueras sobre Páru Incas

Salen como hongos los restós que fusionan lo japonés con lo peruano, a veces parece que la vida no va a alcanzar para recorrerlos todos!! Este es muuuuuuuuyyyyyy (MUY) parecido a Osaka, en ambientación, vajilla, colores... lo original del local, quizás sea las ranuras que tienen las mesas donde se enganchan ingeniosamente las servilletas y las botellas de vidrio esperilado que sirven para servirse la salsa de soja. También hay una terraza para salir a fumar, con techo corredizo, las noches a la luz de la luna deben de ser deliciosas!

El servicio es entre timorato y adusto y no conoce a fondo la carta... con cada duda sobre los postres o tragos, nuestro camarero tuvo que salir corriendo a busca asesoramiento... los platos llegaron antes que los tragos y eso nos produjo la incomodidad lógica de tener la comida adelante y no poder tocarla. La carta de tragos es muy completo y con alcoholes renombrados y muchas opciones disponibles, mi mojito con Absolut Mango y mango estaba muy bueno, aunque quizás hubiese soportado unas medidas más de vodka. La caipirinha lucía muy bien.
 
La carta recorre inteligentemente lo mejor de las 2 cocinas que representa, a veces con purismo, otras con fusión... Pedimos una degustación de: sashimi de salmón (en lonjas gorditas) un roll tropikal ( con centro de tempura de langostino y queso, crocante por fuera y miel de maracuyá) absolutamente delicioso. Un sorprendente tiradito car passion (salmón fresquisimo, con hilitos de arroz o camote dorados y ensaladita de brotes de berro) abundante y maravilloso. Seguimos con los calientes: cayos rojos (uns cucharitas picantes, de cayo de vieira con un toque atomotado empañaba el delicado sabor del marisco, aunque su sabor final era muy logrado) y unos langostinos enroscados sobre trozos de pulpo con cebollas salteadas. De postre, compartimos unas tejas peruanas que son masas con hilos de chocolate blanco y negro con crocante de nuez.
A esto sumar un Elementos rosado de El Esteco y su resultado son $645. Valen la pena.

Mi puntaje: 8,5
Primera opinión del lugar

Com vocês, Páru!

Sabe aquelas noites que você precisa que tudo dê certo? Que não está afim de resolver encrencas, de ter jogo de cintura, de se adaptar, e de todas essas pequenas coisinhas que caracterizam um cidadão tolerante? Não sabe? Então tua situação tá mais feia que rascunho do inferno.


A casa, toda recortada em desníveis e nichos, é uma grande combinação de ambientes diversos, mas todos com a mesma sobriedade e elegância já conferidas na fachada.Quando eu digo que o desenho da casa é um recorte puro, acreditem em mim. Podemos legendar essa foto como “corredor”, pois leva a outras tantas salas charmosas que fica complicado escolher onde sentar – sim, era tudo tão lindo que nem o bar, minha paixão, foi unanime. Mas nada que Chinchu e Berni não pudessem resolver em 3,295 segundos.Enquanto as meninas já agilizavam tudo sentadas na mesa, ainda percorri os demais espaços do restaurante idealizado por Coqui Borelli, o extremamente simpático e sempre presente dono do Páru. Faz mais o seu estilo curtir a noite em um canto mais reservado?

Ou prefere se reunir com os amigos em alegres conversas no terraço, neste dia devidamente coberto para conter o frio que assolava Buenos Aires?Sim, é claro que com um bar desses seria impossível passar a noite sem alguns tragos. Se o meu desejo é uma noite impecável, faz sentido passar alguns minutos cara a cara com a barra.Desta seleta equipe de três pessoas, óbvio que o drink mais feminino foi meu. Um Ninja Ice Tea, feito com gin, vodka, licor de melão, lima-limão e… como diz no cardápio, ye que más. Segredinho então! Enfim, bom demais, mas sou meio suspeito quando tem licor de melão na parada. Raramente torço o nariz.As meninas pediram bem demais. Primeiro, um Caipassion, com pisco, limão, maracujá e açúcar. Medo que seja doce demais como a maioria dos tragos com a frutinha da paixão? Não é o caso aqui. Equilibradaço o trago!

E também um Chivas Mojito, o clássico drink cubano feito com whisky escocês.Tanto os tragos do bar quanto o cardápio são assinados pelo chef e também sócio Jann Van Oordt, e já que estava mais do que provado a maestria do cara com as taças, não seria uma noite para negar fogo com os pratos, certo? Que venham os mimos. Delícia, mesmo não fazendo idéia do que era.E ai já veio de cara o meu sushi favorito: Furaimaki, crocante com salmão, queijo e abacate com molho teriayki ou de maracujá. A mesa se dividiu entre os molhos, mas todos babaram, literalmente, com estes rolls.As meninas não estavam nem um pouco no clima de passar fome, e já chamaram um Teriyaki maki.

Eu que não sou muito fã de alga, fui feliz nele: recheado com langostino furai e philadelphia, e por fora salmão, Juliana de limão e molho teriyaki.Eis que a sommelier sentada ao meu lado sugestivamente levanta a carta de vinhos. Alguém aqui recusaria? Vamos então harmonizar os pratos com um sauvignon Blanc Doña Paula Los Cardos. Não, eu não conseguiria pedir melhor.E por que só seguir no vinho? Uma vodka tonic também cairia como uma luva, e comprovamos a teoria com gosto e prazer.Eu disse que o Furai Maki era o meu preferido? Ah, esquece o que eu disse. Outros tantos pratos rolaram, mas a menção honrosa é do Sesamo y Salmon. Vou traduzir a descrição do cardápio para este prato: “descobrimos que o salmão envolto em sementes de sésamo, dourado na chapa e com molho de missô doce é algo muito sério”. Cara, sério to eu agora de ter que escrever esse texto depois de comer um miojo…E eu, já num forçanderson porque não estava lá com muita fome, ainda me obriguei a provar um Tai Rice: arroz oriental salteado com cebola, pimentão, vagem e frango.

As gurias continuavam como se nunca tivessem visto comida na vida, e eu entendi o por quê: de novo, mais um prato delicioso.Ao reler estes parágrafos e finalizar com a informação de que a conta ficou em torno de R$80 por pessoa, fiquei pensando que talvez o post estivesse um pouco longo demais com a quantidade de comida e bebida ingerida. Mas não dava para deixar passar a destreza do chef em ambas as frentes, e seria injusto com o fantástico Páru omitir qualquer detalhe desta noite que, como aquelas seletas que você lembra, sempre ficam na memória insistindo para que seja revivida.
¿Conoces Páru Incas? ¡Escribe una opinión! ¡Da tu nota! Nota general
Mira las estrellas y después evalúa

Opinión
Para enviar fotos o rellena los campos adicionales, haz (no perderás lo que escribiste)

Baixe grátis o app do Kekanto Escolha sua plataforma: