mausoleo general belgrano

nota 5.0 de 5 en 4 opiniones
| Ranking: 12º de 20 | Monumento
Mas en la región Cómo llegar

Dirección: defensa esquina avenida belgrano, ----------- - -------------------, Balvanera - Buenos Aires - Argentina

Sou dono deste estabelecimento



Dicas rápidas Ver todos los tips
Opinión destacada

COMO DIJE SEGUIREMOS ARMANDO EL ROMPECABEZAS DE LA HISTORIA DE NUESTROS PROCERES EN ESTE CASO EL MAUSOLEO DE EL GENERAL MANUEL BELGRANO
Una esquina virtual donde se dan cita la ciudad de hoy, la de ayer y la de anteayer con los porteños nativos, o por adopción, que siempre tienen "figuritas para cambiar": ya sean vivencias para transmitir, anécdotas para contar, o poemas y prosas para compartir. Ser de Buenos Aires, simplemente.
El sarcófago está coronado por un yelmo que tiene un águila que simboliza la potencia más elevada, el genio y el heroísmo. Atendiendo al carácter polivalente del símbolo podemos decir que el águila alude a las alturas, al espíritu identificado con el sol y al principio espiritual. Tiene el ritmo de la nobleza heroica y de la actividad guerrera. Es el principio celestial en lucha con lo telúrico o ctónico. El águila conduce a las almas a la inmortalidad. En el cristianismo representa al mensajero celestial y según Dante es el pájaro de Dios. El simbolismo de “El Pensamiento” alude al hombre comprometido con la producción intelectual, con la meditación y con el esfuerzo racional. Belgrano fue de profesión abogado, por vocación economista, siendo pionero en el desarrollo de la ciencia económica en el Río de la Plata. Ocupó el cargo de secretario del Consulado, institución económica de la que se valió para promover reformas que favoreciesen el desarrollo de la agricultura, las artesanías y el comercio. Se opuso al monopolio y reivindicó el libre comercio. Pero el imperio de las circunstancias hicieron de Belgrano un militar. “La Acción” alude a sus campañas militares. Los dos bajorrelieves evocan la creación de la bandera nacional y sus triunfos en las batallas de Tucumán (1812) y Salta (1813). Estos triunfos belgranianos permitieron a la revolución recuperar por segunda vez el Alto Perú (Bolivia) y proyectarse hacia la unidad americana. Una cinta en el mausoleo dice “Studis Provehendis” (Proveedor de Estudios) con lo cual se alude al destino que Belgrano les dio a los 40.000 pesos con los cuales el gobierno le recompensó por sus victorias: Belgrano quiso que este dinero fuese destinado a la construcción de cuatro escuelas públicas en el interior del país. “El Pensamiento” y “La Acción” nos muestran la dimensión de un hombre que conjugaba los libros con la espada para liberar la América del Sur. Porque para ser libres no basta con la independencia por medio de las armas, sino que esta se afianza y consolida con la educación y la cultura de las nuevas generaciones. En la parte inferior de la escalinata del mausoleo se colocaron, en el transcurso de los años, diversas placas conmemorativas con que las distintas instituciones lo homenajean. Entre el mausoleo y la entrada principal de la basílica se encuentra un mástil para el pabellón nacional. El Mausoleo de Manuel Belgrano fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1946. El mausoleo es una alegoría al noble guerrero y a su lucha abnegada por la libertad y la independencia.
Debemos concluir esta nota, lamentablemente, con una noticia para el disgusto. Pocos días antes del Bicentenario la empresa distribuidora del fluido de gas retiró el medidor que alimentaba la llama votiva. Esta llama permanentemente encendida simboliza el permanente honor y recuerdo que los argentinos debemos a uno de los padres fundadores de la nación. Pero parece ser que en la Argentina del Bicentenario valen más los intereses mercantiles de las empresas privatizadas que el permanente recuerdo que los argentinos debemos a quienes con su vida contribuyeron a forjar la nación. Sepámoslo para que las ganancias no valgan más que la memoria y el recuerdo.

































avaliações recomendadas

COMO DIJE SEGUIREMOS ARMANDO EL ROMPECABEZAS DE LA HISTORIA DE NUESTROS PROCERES EN ESTE CASO EL MAUSOLEO DE EL GENERAL MANUEL BELGRANO
Una esquina virtual donde se dan cita la ciudad de hoy, la de ayer y la de anteayer con los porteños nativos, o por adopción, que siempre tienen "figuritas para cambiar": ya sean vivencias para transmitir, anécdotas para contar, o poemas y prosas para compartir. Ser de Buenos Aires, simplemente.
El sarcófago está coronado por un yelmo que tiene un águila que simboliza la potencia más elevada, el genio y el heroísmo. Atendiendo al carácter polivalente del símbolo podemos decir que el águila alude a las alturas, al espíritu identificado con el sol y al principio espiritual. Tiene el ritmo de la nobleza heroica y de la actividad guerrera. Es el principio celestial en lucha con lo telúrico o ctónico. El águila conduce a las almas a la inmortalidad. En el cristianismo representa al mensajero celestial y según Dante es el pájaro de Dios. El simbolismo de “El Pensamiento” alude al hombre comprometido con la producción intelectual, con la meditación y con el esfuerzo racional. Belgrano fue de profesión abogado, por vocación economista, siendo pionero en el desarrollo de la ciencia económica en el Río de la Plata. Ocupó el cargo de secretario del Consulado, institución económica de la que se valió para promover reformas que favoreciesen el desarrollo de la agricultura, las artesanías y el comercio. Se opuso al monopolio y reivindicó el libre comercio. Pero el imperio de las circunstancias hicieron de Belgrano un militar. “La Acción” alude a sus campañas militares. Los dos bajorrelieves evocan la creación de la bandera nacional y sus triunfos en las batallas de Tucumán (1812) y Salta (1813). Estos triunfos belgranianos permitieron a la revolución recuperar por segunda vez el Alto Perú (Bolivia) y proyectarse hacia la unidad americana. Una cinta en el mausoleo dice “Studis Provehendis” (Proveedor de Estudios) con lo cual se alude al destino que Belgrano les dio a los 40.000 pesos con los cuales el gobierno le recompensó por sus victorias: Belgrano quiso que este dinero fuese destinado a la construcción de cuatro escuelas públicas en el interior del país. “El Pensamiento” y “La Acción” nos muestran la dimensión de un hombre que conjugaba los libros con la espada para liberar la América del Sur. Porque para ser libres no basta con la independencia por medio de las armas, sino que esta se afianza y consolida con la educación y la cultura de las nuevas generaciones. En la parte inferior de la escalinata del mausoleo se colocaron, en el transcurso de los años, diversas placas conmemorativas con que las distintas instituciones lo homenajean. Entre el mausoleo y la entrada principal de la basílica se encuentra un mástil para el pabellón nacional. El Mausoleo de Manuel Belgrano fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1946. El mausoleo es una alegoría al noble guerrero y a su lucha abnegada por la libertad y la independencia.
Debemos concluir esta nota, lamentablemente, con una noticia para el disgusto. Pocos días antes del Bicentenario la empresa distribuidora del fluido de gas retiró el medidor que alimentaba la llama votiva. Esta llama permanentemente encendida simboliza el permanente honor y recuerdo que los argentinos debemos a uno de los padres fundadores de la nación. Pero parece ser que en la Argentina del Bicentenario valen más los intereses mercantiles de las empresas privatizadas que el permanente recuerdo que los argentinos debemos a quienes con su vida contribuyeron a forjar la nación. Sepámoslo para que las ganancias no valgan más que la memoria y el recuerdo.

































Compartilhar experiências reais é nosso objetivo. São filtradas resenhas spam, ofensivas, que não se refiram ao local ou que sejam/pareçam resultado de conflito de interesse.

COMO DIJE SEGUIREMOS ARMANDO EL ROMPECABEZAS DE LA HISTORIA DE NUESTROS PROCERES EN ESTE CASO EL MAUSOLEO DE EL GENERAL MANUEL BELGRANO
Una esquina virtual donde se dan cita la ciudad de hoy, la de ayer y la de anteayer con los porteños nativos, o por adopción, que siempre tienen "figuritas para cambiar": ya sean vivencias para transmitir, anécdotas para contar, o poemas y prosas para compartir. Ser de Buenos Aires, simplemente.
Los mausoleos son monumentos funerarios. Uno de los mausoleos de Buenos Aires es el de Manuel Belgrano, que se encuentra en el atrio del templo de Santo Domingo (Belgrano y Defensa). El creador de la bandera nacional murió el 20 de junio de 1820 en plena crisis político-militar, en la pobreza y el olvido de sus contemporáneos. Fue amortajado con el hábito albo de la orden dominicana y enterrado en el atrio de la iglesia y convento de Santo Domingo. Una sencilla losa con la leyenda “Aquí yace el general Belgrano” cubría su sepultura. Muchas décadas después, el 20 de junio de 1903 se terminó por levantar en su honor un majestuoso monumento funerario en su memoria. El mausoleo, desde el suelo hasta la parte superior del sarcófago, mide casi nueve metros. El basamento es de mármol de Carrara. Las estatuas laterales, que simbolizan “El Pensamiento” y “La Acción”, al igual que los bajorrelieves, son de bronce. Las cuatro estatuas de los ángeles están vaciadas en aluminio y la reja que rodea al mausoleo es de hierro. En la reja, también de hierro, que circunda el atrio se encuentra la llama votiva. El sarcófago está coronado por un yelmo que tiene un águila que simboliza la potencia más elevada, el genio y el heroísmo. Atendiendo al carácter polivalente del símbolo podemos decir que el águila alude a las alturas, al espíritu identificado con el sol y al principio espiritual. Tiene el ritmo de la nobleza heroica y de la actividad guerrera. Es el principio celestial en lucha con lo telúrico o ctónico. El águila conduce a las almas a la inmortalidad. En el cristianismo representa al mensajero celestial y según Dante es el pájaro de Dios. El simbolismo de “El Pensamiento” alude al hombre comprometido con la producción intelectual, con la meditación y con el esfuerzo racional. Belgrano fue de profesión abogado, por vocación economista, siendo pionero en el desarrollo de la ciencia económica en el Río de la Plata. Ocupó el cargo de secretario del Consulado, institución económica de la que se valió para promover reformas que favoreciesen el desarrollo de la agricultura, las artesanías y el comercio. Se opuso al monopolio y reivindicó el libre comercio. Pero el imperio de las circunstancias hicieron de Belgrano un militar. “La Acción” alude a sus campañas militares. Los dos bajorrelieves evocan la creación de la bandera nacional y sus triunfos en las batallas de Tucumán (1812) y Salta (1813). Estos triunfos belgranianos permitieron a la revolución recuperar por segunda vez el Alto Perú (Bolivia) y proyectarse hacia la unidad americana. Una cinta en el mausoleo dice “Studis Provehendis” (Proveedor de Estudios) con lo cual se alude al destino que Belgrano les dio a los 40.000 pesos con los cuales el gobierno le recompensó por sus victorias: Belgrano quiso que este dinero fuese destinado a la construcción de cuatro escuelas públicas en el interior del país. “El Pensamiento” y “La Acción” nos muestran la dimensión de un hombre que conjugaba los libros con la espada para liberar la América del Sur. Porque para ser libres no basta con la independencia por medio de las armas, sino que esta se afianza y consolida con la educación y la cultura de las nuevas generaciones. En la parte inferior de la escalinata del mausoleo se colocaron, en el transcurso de los años, diversas placas conmemorativas con que las distintas instituciones lo homenajean. Entre el mausoleo y la entrada principal de la basílica se encuentra un mástil para el pabellón nacional. El Mausoleo de Manuel Belgrano fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1946. El mausoleo es una alegoría al noble guerrero y a su lucha abnegada por la libertad y la independencia.
Debemos concluir esta nota, lamentablemente, con una noticia para el disgusto. Pocos días antes del Bicentenario la empresa distribuidora del fluido de gas retiró el medidor que alimentaba la llama votiva.































COMO DIJE SEGUIREMOS ARMANDO EL ROMPECABEZAS DE LA HISTORIA DE NUESTROS PROCERES EN ESTE CASO EL MAUSOLEO DE EL GENERAL MANUEL BELGRANO
La Basílica de Nuestra Señora del Rosario posee tres naves, la central tiene bóveda de cañón corrido, y una cúpula sobre el crucero.
En el atrio, protagonizado por el mausoleo de Manuel Belgrano, se destacan las rejas de estilo colonial español, también remanente en la entrada a la iglesia, que está compuesta por tres arcos enrejados que llevan al nártex. A sus lados, dos puertas más, una bajo cada torre, llevan a las naves laterales. Tras el altar de la nave lateral este se exhiben las banderas de los batallones ingleses.
En cuanto al interior, sus columnas están decoradas con relieves, y la nave principal fue revestida en mármol esculpido. El altar mayor existente fue realizado luego del incendio del antiguo, quemado en 1955. Los techos de las bóvedas se encuentran en avanzado estado de deterioro, y para evitar accidentes producto de desprendimientos de revoque y material se ha colocado una red pocos metros abajo de éstos.
Los confesionarios fueron realizados en mármol, con puertas de madera tallada, y alternan inscripciones sobre sus puertas: "Noli amplius peccare" y "Dele iniquitatem meam". "Praedica verbum Dei" aparece sobre el acceso al púlpito.
La basílica posee numerosas capillas con imágenes de santos como San Martín de Porres, y varias placas en recuerdo de próceres que participaron de la Defensa y Reconquista durante las Invasiones Inglesas, de importantes miembros de la orden y de personajes ilustres que están enterrados en ella. Por ejemplo, Fray José del Rosario de Zemborain, Alejo de Nevares Trespalacios, José Matías Zapiola, Luis María Saavedra y su esposa, entre otros.
Varias placas recuerdan la procesión realizada en 1922, incluyendo una que replica una fotografía de la multitud avanzando por la Plaza de Mayo frente a la Catedral. Una particular placa contiene el texto del decreto firmado el 10 de octubre de 1926 por el presidente Marcelo Torcuato de Alvear, permitiendo exhibir la bandera de guerra de la Argentina junto a la imagen de Nuestra Señora del Rosario.
La veleta de la torre derecha tiene una figura de perro pues los dominicos llevan ese nombre por Domini canis (los perros o guardianes del señor). La veleta izquierda es la silueta tradicional de un gallo
El edificio poseía un órgano construido en Francia por la casa Mutin-Cavaillé Coll, que fue destruido en 1955 durante la quema de iglesias mencionada anteriormente. Años más tarde, se instaló otro órgano de origen alemán en donde estaba ubicado el altar, pero el mismo no fue completamente terminado, y se estima que falta ejecutar un 60% del mismo. El actual, aún ejecutado a su máxima capacidad, no suele alcanzar a llenar la espaciosa nave con su volumen, pero sin embargo presenta un contraste arquitectónico que da contrapunto al estilo colonial del edificio con un instrumento moderno de la década de 1960, que es lo primero que el visitante percibe al ingresar al templo.
En el interior del convento pueden admirarse:

Dos banderas del Regimiento N.º 71 Highlanders, que intervino en la primera invasión inglesa.
Dos estandartes de la Marina Real Británica ofrendadas por Liniers a la virgen del Rosario.
Dos banderas realistas donadas por Belgrano

HOY LES VOY A DAR OTRA PIEZA DE LA HISTORIA EL MAUSOLEO DEL GENERAL BELGRANO.
La Basílica de Nuestra Señora del Rosario y Convento de Santo Domingo de la Ciudad de Buenos Aires es un templo católico ubicado en el barrio de Monserrat que data de mediados del siglo XVIII y fuera declarado Monumento Histórico Nacional en 1942.
HAY VA LA SEGUNDA PARTE DE LA HISTORIA: Durante el gobierno de Bernardino Rivadavia los domínicos fueron expulsados del país, utilizándose el convento como Museo de Historia Natural a partir de 1826, bajo la dirección del químico y botánico italiano Pablo Ferrari. Contenía 800 piezas del reino animal, 1500 del mineral y un número desconocido del vegetal. También existía una colección numismática de más de 1500 piezas. En la parte alta de la iglesia se instaló además un observatorio astronómico y un gabinete meteorológico dirigidos por otro sabio italiano, Octavio Fabricio Mossotti. Allí mismo instaló un aula de física experimental donde dictó cátedra entre 1828 y 1834. Lamentablemente lo ajeno del país a lo científico hizo que se perdieran la mayoría de sus registros meteorológicos, algunos de los cuales fueron utilizados por Humboldt y terminaron en el Instituto de Francia. Sus observaciones sobre un eclipse de sol y sobre el cometa Encke fueron publicadas por la Sociedad Real Astronómica de Londres. Con la ida del país de Ferrari y de Mossotti todo cayó en el olvido. También en la época de Rivadavia se abrió la actual cortada 5 de Julio donde se encontraba el huerto, partiendo en dos al convento.
El mausoleo de Manuel Belgrano junto al convento.
El 22 de octubre de 1835 Rosas dio un decreto por el cual hizo retornar al país e instalar en su convento a los domínicos. Este decreto está firmado de puño y letra, y en él se justifica la devolución a la comunidad de los bienes que le habían sido confiscados por el gobierno de Rivadavia. En mérito a esta resolución Rosas fue nombrado hermano de la orden domínica, sin embargo del Museo de Historia Natural continuó funcionando en parte del edificio hasta 1854.
En 1849 se termina la torre oeste. El sótano detrás del presbiterio data de 1873 y la Sacristía y las capillas de San Vicente y del Rosario, de 1885.3 En el año 1894 los arquitectos Auguste Plou y Oliver reformaron el templo, modificando el coronamiento original, dotándolo de un frontis quebrado.
Un mausoleo, inaugurado en 1903 y realizado por el escultor Ettore Ximenes y ubicado en el atrio del templo, alberga los restos de Manuel Belgrano, quien fue sepultado con el hábito de la orden de los dominicos. Estos estuvieron primeramente sepultados bajo una losa, a la entrada de la iglesia, por voluntad testamentaria del general, que pertenecía a la Orden Tercera de Santo Domingo. También están sepultados en el convento los restos de los padres del general Belgrano, por las generosas contribuciones con las que habían favorecido al templo y los restos del general Antonio González Balcarce, de Hilarión de la Quintana. Una lápida recuerda a Martín de Álzaga, aunque sus restos se hallan en el Cementerio de la Recoleta, en la bóveda familiar.
En 1910 la iglesia elevada al rango de Basílica por el papa Pío X. El 8 de octubre de 1922 la imagen de Nuestra Señora del Rosario recibió la coronación pontificia y hubo una gran procesión en celebración. Mediante un decreto firmado el 21 de mayo de 1942, el Convento fue declarado Monumento Histórico Nacional.
Durante la quema de iglesias del 16 de junio de 1955, fue incendiado y saqueado, perdiéndose la mayor parte de sus documentos y reliquias. En 1961 comenzó el proyecto de restauración luego de los destrozos


Exibindo 4 opiniões | Total de 4 opiniões
1 opiniões não são recomendadas
¿Conoces mausoleo general belgrano? ¡Escribe una opinión! ¡Da tu nota! Nota general
Mira las estrellas y después evalúa

Opinión
Para enviar fotos o rellena los campos adicionales, haz (no perderás lo que escribiste)