Dicas rápidas Ver todos los tips
Opinión destacada
avaliações recomendadas
Compartilhar experiências reais é nosso objetivo. São filtradas resenhas spam, ofensivas, que não se refiram ao local ou que sejam/pareçam resultado de conflito de interesse.
Este lugar me lo recomendaron, y no dudamos en ir a almorzar un domingo. Es un almacén antiguo remodelado, en el que te encontrás en las paredes pizarras con todas las opciones para comer. Predominan los sandwichs y las picadas, mientras que los platos suelen ser alrededor de 5 y van variando todos los días.

Nosotros nos pedimos un sandwich de rúcula, tomate, brie y pata de cerdo, que vino con una ensalada de verdes. Era bastante grande y estaba muy rico. Ademas, probamos unos sorrentinos de langostinos con salsa de hongos. Vinieron en un recipiente de hierro bastante grande, por lo que la porción era importante. Estaban muy ricos aunque me fue imposible terminarlos. Amablemente me ofrecieron llevarme lo que había dejado.

Para tomar hay buenas opciones de vino y cerveza.

Según me contaron, esta bueno para ir a tomar algo a la noche también. Probaremos!

Un viaje en el tiempo, lleno de guiños y sorpresas. Para empezar por el menú, acotadísimo y cuya vedette es el plato del día, siempre distinto, siempre españolísimo, bullicioso, servido en ola de hierro sobre su correspondiente tabla de madera. El Refuerzo es soberbio: sabe lo que vale. No por sus precios (es accesible) sino porque este barcito de escasas (cuantas?) 10 o 12 mesas, no más, se hace desear: o llegas temprano, o reservas mesa, porque lleno está, siempre. Con suerte hay que esperar poco tiempo afuera. Y el lugar invita a quedarse: cálido en la decoración, en los exquisitos olores, en la amabilidad del staff, en los cuadros y pizzarrones, bien de bodegón perdido de barrio. ¿Cómo, es otro bodegón en San Telmo? Puede ser. Pero para mi no. Hay algo de lo íntimo que se juega allí que hace que uno quiera volver y volver y volver.
Primera opinión del lugar

San Telmo es un barrio que ofrece muchas opciones gastronómicas. El Refuerzo es un bar-almacén ideal para almorzar y distenderse del trabajo durante la semana. Tiene una variedad de sandwiches increíble (el mejor, sin duda, es el de leberwurst, tomate, queso y rúcula con pan de campo). En el caso de los sandwiches son para compartir. También hay pastas caseras muy buenas. El menú del día es muy variado (para dar un ejemplo, un día que fuimos con compañeros de trabajo era "Conejo a la cerveza"). El lugar es súper fresco, con mesas al estilo art deco y el servicio es muy rápido y amable.
¿Conoces El Refuerzo? ¡Escribe una opinión! ¡Da tu nota! Nota general
Mira las estrellas y después evalúa

Opinión
Para enviar fotos o rellena los campos adicionales, haz (no perderás lo que escribiste)